Un cáliz es el recipiente que contiene la Sangre de Cristo durante la misa, y es un símbolo de la unión entre Dios y los hombres. Un recipiente sagrado que es fabricado con una amplia variedad de materiales y estilos.

En los inicios de la iglesia se usaron cálices comunes de vidrio, pero con el pasar del tiempo comenzaron a aparecer los cálices decorados y fabricados con materiales como el oro, plata, ónix, mármol, entre otros.

Actualmente, al menos la parte interior de la copa debe ser hecha de algún metal precioso, o al menos debe ser dorada internamente. Debe ser así porque el interior es lo que está en contacto con la Sangre de Cristo. Por otro lado, la copa debe fabricarse de materiales resistentes que no se rompan fácilmente.

Tipos de cálices sacerdotales

Podemos dividir los cálices en cuatro tipos de acuerdo con el estilo que tienen:

Los cálices sacerdotales se pueden dividir en cuatro tipos, según el estilo en que se hacen:

El barroco: Cincelados con cuidado y decorados con cabezas de ángel y otros adornos.

El neoclásico: Presenta decoraciones poco elaboradas y lineales.

El medieval: Con un arte gótico que presenta grabados complejos y relieves.

El simple: El más moderno, ya que tiene líneas sobras y esbeltas, así como grabados diversos.

Conoce un poco más sobre los materiales usados en cálices sacerdotales, así como los tipos que existen